¿Dónde ponemos la grúa?

Hay ocasiones en que, por falta de espacio, no es fácil situar la grúa de obra. ¿Qué hacer cuando nos encontramos en un edificio ya construido, sin espacio para la grúa ni en el interior de la parcela ni en el acerado?
Durante un viaje a Suiza hace unos años, en Basilea, vi una solución ingeniosa y drástica: colocar la grúa sobre la calle. Es decir, apearla sobre una estructura de acero laminado, que hace las veces de dintel bajo el cual el tráfico puede seguir discurriendo sin verse entorpecido por la obra.

Estructura para grúa



En las fotos puede apreciarse el esquema estructural para una situación tan singular. Cuatro pilares sustentan una plataforma, consistente en dos pórticos de carga que atraviesan la calzada, estando los nudos entre las vigas y los pilares empotrados. Sobre estos pórticos reposan dos vigas que sustentan la grúa y que forman una cruz en planta, lo cual da más rigidez a su plano que una disposición con vigas paralelas (reduciendo, por ejemplo, la longitud de pandeo lateral del ala superior). El conjunto se arriostra, verticalmente en los planos paralelos a la calzada, según la dirección de menor inercia de los pilares, y en horizontal en el plano de los pórticos principales, repitiendo la disposición de las vigas situadas bajo la grúa.
Como puede verse en las imágenes, la plataforma es accesible mediante una escalera adosada a uno de sus lados.
Por desgracia, no tengo noticias sobre cómo se resolvió la transmisión de cargas al terreno.
Aquí tenemos un buen ejemplo de diseño y cálculo de estructura para resolver un problema inusual. Una estructura efímera para una situación circunstancial, reutilizable casi en su totalidad y que permite conciliar necesidades muy diversas entre sí.

SHARE IT: